Trail Tales – Build it and they will come

Dafydd Davis es un hombre modesto. Salvo que le tires de la lengua, no habla de sí mismo como un pionero; pero cuando escuchas su relato, te das cuenta de que te encuentras ante la historia de uno de los mayores avances en la historia del mountain bike. 

Esta disciplina experimentó su primer auge a finales de los ochenta y principios de los noventa. A pesar de que cada día era más popular, los usuarios de montaña ingleses se limitaban a rodar por carreteras, senderos de caballos y otros caminos de tierra.

«Entonces, ¿fuiste el primero?»
«Pues podríamos decir que sí; supongo que lo fui». 

Los primeros senderos (que siguen siendo parte de la actual red de Coed-y-Brenin) eran poco más que antiguas sendas reconvertidas con algún pequeño retoque adicional y señalización. Tenían tramos con flow y eran, además, técnicamente exigentes, especialmente a la luz de la tecnología y geometría de las bicis de aquella época. 

Había nacido un nuevo centro BTT, y con él toda una nueva corriente en el Reino Unido. 

¿Qué es un centro BTT?

Desde aquellos primeros pasos hacia la construcción de un complejo diseñado específicamente para mountain bikes, el concepto de centro BTT apenas ha evolucionado. 

Circuitos accesibles de senderos diseñados expresamente y, a ser posible, con el máximo número de singletracks.

Rutas señalizadas con salidas y metas claras. Grados de dificultad que suponen un reto y oportunidades de progresión para ciclistas de todos los niveles. Además de estas características, debe tener todo lo que hace que los ciclistas se sientan cómodos: entre otras cosas, parking, cafetería, taller y tienda o una persona atendiendo a la llegada. 

A medida que los primeros senderos fueron ganando popularidad, comenzó a ser necesario clasificarlos por niveles. Cosas que ahora damos por supuestas –como los postes de señalización en cada cruce hasta ese lugar donde comprar una cámara de repuesto o un bocadillo– tuvieron que pasar por la cabeza de alguien en algún momento antes de hacerse realidad. 

La historia se repite

La historia rara vez es ese relato lineal que desearíamos que fuera. Aunque Dafydd fue sin duda uno de los primeros en desarrollar el concepto de centro BTT, él no fue el único. Al menos no por mucho tiempo. 

De manera casi simultánea a Dafydd en Gales, Rik Allsop mantenía las mismas conversaciones con la Comisión Forestal de Escocia, ensuciándose las manos para abrir senderos en los bosques de Mabie y Ae.

Progresión

Cuando conocimos a Rik, lo encontramos apoyado contra la puerta abierta de su tienda de bicicletas, situada a pocos metros del lugar donde puso en marcha sus primeros proyectos en Mabie. Su interior esconde todo un tesoro oculto de materiales, algunos de los cuales datan incluso de aquellos días. Enmarcado en una pila de cubiertas pinchadas, se puede entrever un mapa de los senderos de Drumlanrig, construidos por Rik con un presupuesto reducido. Muchos de ellos se abrieron a mano utilizando únicamente los recursos y materiales disponibles en el lugar. 

Rik se reclina antes de comenzar su relato, casi como si fuera un piloto de descenso asiéndose en la rampa de salida. Sus historias también fluyen a ritmo de competición.

¿Cómo podrían si no condensarse 20 años de aventuras en una breve entrevista?

«A lo que voy es que ya estábamos construyendo tramos de sendero mucho antes de empezar a trabajar con la Comisión Forestal. Obviamente, lo hacíamos al margen de la ley, pero éramos solo unos cinco amantes del BTT en la zona, nada que ver con lo que esto es hoy. No estoy seguro de que un buen día nos dijéramos «¡vamos a montar un centro BTT!». Creo que, más bien, nos dimos cuenta de que teníamos que implicar a la Comisión Forestal si queríamos que aquello que estábamos haciendo perdurase en el tiempo».

¿Cómo eran los senderos hace 20 años?

Al principio, costó un poco aprender. «Lo hacíamos todo al contrario de como lo habríamos hecho ahora. Nos lo llevábamos todo por delante en lugar de adaptarnos al terreno. Tampoco importaba mucho, ya que éramos cuatro gatos. Simplemente íbamos probando. ¡Menudos tortazos nos pegabamos!»

Después de algún tiempo, se dieron cuenta de que, si el sendero serpenteaba colina abajo permitía dosificar fuerzas durante las ascensiones, hacía que la bajada durase más y evitaba llevar la rueda trasera bloqueada arrastrando durante todo el descenso. 

Parte del paisaje

Es interesante escuchar a Dafydd y a Rik hablar paralelamente de los senderos que construyeron. Los dos los recuerdan con la misma pasión y cariño, y al hacerlo transmiten un estrecho vínculo con la tierra que va más allá de simplemente trazar un recorrido para bicicletas. 

Ambos utilizaron los materiales de los que disponían en el lugar para abrir los senderos y minimizaron el uso de recursos para ponerlos en marcha. Esta decisión surgió de su deseo de crear un sendero con la apariencia de haber estado ahí siempre, que fuese parte integrante del terreno y no un añadido a este. Rik lo resume a la perfección:

«La naturaleza nos da tantas opciones, más de las que podríamos nunca imaginar, así que, ¿por qué no sacar el máximo de ello?».

«Eso es, en definitiva, el flow, ¿no?», pregunta Rik, combinando en sus explicaciones esa mezcla de ingeniería, ciencia, arte y el exigente trabajo que exige construir un sendero. El verdadero arte está en crear flow independientemente de si predominan las raíces, la piedra suelta o los baches en el terreno. Es un flow distinto en cada caso, pero es flow al fin y al cabo.

Dominar estos senderos requiere tanto de concentración como de aptitud física, una recompensa que se consigue al unir las piezas del puzle rodando a toda velocidad. 

Una evolución circular

En cierto modo, ni Drumlanrig ni Coed-y-Brenin tienen mucho que ver con los cientos de centros BBT que han inspirado. Pese a tener mayor recorrido que la mayoría, siguen siendo interesantes y cautivadores para las bicis actuales. En ellos, es preciso controlar la velocidad y elegir bien las líneas; de hecho, tu grado de confianza será el que defina la línea que seguirás. 

Pero sigamos avanzando en dirección norte. Laggan se encuentra en un punto equidistante entre Fort William y Aviemore, rodeado por algunos de los paisajes más increíbles que ofrece Reino Unido. En cierto modo, parece un lugar extraño para un centro BTT al tener a mano tanta variedad de aventura. Su «sendero negro» (black trail) fue construido por Paul Masson siguiendo la filosofía de Rik y Dafydd de utilizar todo lo que la naturaleza ofrece. De hecho, en una de sus secciones, enormes tramos de roca ofrecen un sorprendente flow ladera abajo. 

Mientras que los principales senderos de Coed-y-Brenin, Drumlanrig y Laggan no han cambiado demasiado desde que se construyeron, las bicis han evolucionado muchísimo. Las BTT modernas animan a los ciclistas a probar de forma segura características de sus circuitos locales que antes habrían pasado desapercibidas. Abriendo los ojos a las posibilidades de esta nueva generación de máquinas y, quizá, también a sus limitaciones.

Estos centros han hecho que el ciclismo de montaña sea más accesible para millones de personas, ya sea por su difusión geográfica, por su adaptación técnica o, simplemente, por su popularización. 

Y, como pudimos comprobar, los mismos senderos que Dafydd, Paul y Rik crearon hace tantos años siguen siendo tan divertidos, complejos y cautivadores como cuando fueron construidos, lleves la bici que lleves.

Comunidad

Para terminar, acabemos donde empezamos. ¿Qué es un centro BTT? Después de 25 años, una simple definición se quedaría corta. Y más valdría hablar de su historia, de su futuro, de lo felices que han hecho a millones de ciclistas, de superar barreras, de exclamaciones de asombro y carcajadas, de historias compartidas en las subidas, de competiciones en los descensos, de llegar al final y empezar otra vuelta más. 

Tanto Rik como Dafydd coincidieron en una palabra al definir los centros BTT: comunidad. Una imagen que podría resumir la esencia de un centro BTT es una gran cantidad de riders reunidos un domingo lluvioso en el enorme centro de visitantes de Coed-y-Brenin, hundiendo los pies en los charcos de barro mientras beben de humeantes tazas. Otra sería la de las rutas familiares abiertas que Rik guía los sábados y con las que está formando a una nueva generación de amantes del MTB. 

Un centro BTT es una gran cantidad de riders reunidos un domingo lluvioso en el enorme centro de visitantes de Coed-y-Brenin, hundiendo los pies en los charcos de barro

Una nueva generación que, al igual que los postes que salpican los senderos de tantos bosques británicos, viene a cerrar el círculo. Y con esto volvemos de nuevo al principio, así que, ¿por qué no darnos otra vuelta?

Fin

¿Qué viene a decir esta historia sobre el nacimiento de los centros BTT en Reino Unido? Aunque sus detractores sostienen que son el fin de la aventura y una domesticación del MTB, te animamos a que descubras el modo en que su existencia ha enriquecido esta disciplina conociendo a sus pioneros y recorriendo sus senderos. 

Cuéntanos tu trail tales

Si te apasionan los senderos, las historias y las aventuras seguro que tienes mucho que contar.  

Cuéntanos tu ruta secreta, tu Trail Tales y podrá ser uno de los siguientes episodios.


    He leído y acepto la política de privacidad y la política de cookies.

    ¿TE HA GUSTADO?

    Trail Tales se compone de una serie de contenidos exclusivos que iremos ofreciendo de manera periódica. Si quieres tener acceso a ellos antes que nadie, regístrate para que te lo notifiquemos.

    Entradas relacionadas

    Hace 3 meses

    The Commission, la comunidad que te hará morder el polvo

    Si crees que tanto la vida como el Enduro saben mejor con una buena dosis de locura, has llegado al sitio adecuado. Devorar peraltes, probar trucos imposibles, disfrutar de un buen riding, reír, caerse y levantarse. Esto es lo tuyo, ¿no?

    Hace 5 meses

    Take a lap with Evan Wall

    Evan Wall y el Enduro siempre han estado predestinados. Desde que se subiera en su primera bicicleta hasta llegar a ganar la primera edición de Pinkbike Academy, el rider canadiense del Orbea FOX Enduro Team no ha hecho más que evolucionar encima de la bici.

    Hace 5 meses

    Take a lap with Vid Persak

    Enamorado del Enduro y deportista “todoterreno”, Vid nos abre las puertas de su vida y nos muestra su carácter inquieto y extrovertido. Descubre a través de esta serie de fotos y vídeos la persona detrás del rider.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
    Privacidad