El monoplato se hace con el Enduro

El monoplato existe desde la primera bicicleta moderna. Tal cual. John Kemp Starley es uno de los padres de la bicicleta moderna tal y como la conocemos hoy en día, con sus dos ruedas del mismo tamaño y tracción trasera a través de una cadena. Era la Bicicleta de seguridad Rover, del año 1886 apróximadamente. Por situarlo en un entorno más cercano, poco más de 40 años después de la fundación de Orbea.

Entonces, incorporó también uno de los primeros monoplatos: el singlespeed. Un único plato y un único piñón. Un desarrollo prácticamente impensable para una modalidad como el Enduro, por lo que volvamos a tiempos modernos y al monoplato tal y como lo conocemos en la actualidad.

Fue en el año 2012 cuando se presentó mundialmente la primera transmisión monoplato para MTB, lo que ha supuesto toda una sacudida al segmento después de otro de los grandes cambios de estos últimos años, las ruedas grandes de 27,5” y 29”. Desde su presentación al mundo, el monoplato ha ido ganando terreno a las anteriores transmisiones de dos y tres platos en todas las categorías de MTB, incluido el Enduro.

Si en los primeros años de Enduro World Series, la competición de Enduro más importante del mundo, el debate daba para hablar largo y tendido del monoplato vs el biplato, hoy día parece desterrado. El monoplato es mayoritario entre todos los competidores y tiene unos cuantos porqués.

De entrada, montar un monoplato en la Rallon del Orbea Enduro Team (ROTOR Q Rings® o Redondo) se traduce en olvidarse de posibles complicaciones mecánicas como los chupados o saltos de cadena, algo que en carrera, es realmente valioso para todo participante. Especialmente en terrenos como Olargues y sus pedregales o donde más han notado la simplicidad del monoplato, en el pegajoso barro de Colombia.

En el icónico Finale Ligure, por ejemplo, la competición discurre por senderos de bosque y tramos con afiladísimas rocas calizas. Especialmente, en el segundo de los cuatro tramos cronometrados. Se llama Rocche Gianche y son prácticamente dos kilómetros de rocas afiladas donde la cadena salta de manera salvaje constantemente.

VER MÁS VÍDEOS

Las transmisiones monoplato poseen una cadena más corta en comparación con las de dos y tres platos, lo que hace que tenga también una mayor tensión. Esto, junto con la combinación de dientes ancho-estrecho, anula prácticamente la posibilidad de que la cadena se salga. Todavía más si cabe, si se complementa con un guiacadenas casi imprescindible para una modalidad como el Enduro.

El plato montado y en conjunto, el desarrollo, tiene menos relevancia para los riders de las EWS porque la clasificación, en estas carreras, se determina en función del tiempo que el biker ha empleado en completar los tramos especiales, siempre cuesta abajo.

Esto hace que la mayoría de riders monten más bien un plato grande, entre un 32 y un 36. Prefieren imprimir más velocidad en sus descensos y sacrificar algo de desarrollo en la subidas o enlaces ya que el tiempo total para completar estas carreras (enlaces + tramos especiales) es bastante holgado. Salvo que estén muy muy fuertes, tampoco pueden atreverse con un 38 o 40. Al final van a tener 10km de bajada a tope pero también 30km de pedaleo entre enlaces, en el caso de Finale Ligure.

Y si la rampa es dura, pie a tierra y a empujar la bici. El momento perfecto para disfrutar del ambiente que se vive en estas pruebas. Fuera de la competición, sí que shabrá que prestar más atención a la elección del plato en función de la orografía del recorrido. ROTOR ofrece numerosas medidas de platos, desde un 26 hasta un 40, para combinarlo con cualquier cassette, da igual que sea 9-48, 10-51 o 10-50.

Ciertamente, los argumentos que tienen los riders para usar monoplato son numerosos: la ergonomía de llevar un solo plato, algo beneficioso en nuestras rutas ya que no hará falta que pensar en qué plato o piñón estamos, la facilidad del mantenimiento diario (ajustando un solo desviador), un cambio de piñones más suave al ir el plato más centrado respecto al cassette o el peso.

Esto último quizás tiene menos importancia que en otras modalidades pero después de dos horas de pedaleo entre enlaces de la EWS, el peso se nota, al igual que en rutas endureras de varias horas en la montaña. Más si hablamos de los 500g (variable dependiendo del montaje) de ahorro del monoplato: el peso adicional del (o los) platos -unos 80g si son dos-, el desviador -150g-, el mando -150g-, la funda más el cable -50g- y unos gramos adicionales que pueden ahorrar los riders del Orbea Enduro Team, el de la (inexistente) araña que agarra los platos a las bielas.

Direct Mount

Esto es posible gracias a que ROTOR, proveedor de bielas y platos del equipo, utiliza un tipo de montaje en los platos denominado Direct Mount. Básicamente, en vez de fijar el plato a la biela a través de una pieza adicional (más peso), éste va fijado directamente al eje con un único tornillo Allen que une el eje, el plato y la biela derecha.. Esto araña (nunca mejor dicho) unos gramos a la báscula y sobre todo, permite cambiar de plato en pocos segundos con tan solo una llave allen de 8mm. Ideal para cambiar el desarrollo del monoplato en pocos minutos de forma rápida y sencilla.

Los riders del equipo rara vez cambian de plato durante la carrera, es cierto, porque prefieren centrarse en otros aspectos más determinantes del descenso como las ruedas y cubiertas o el SAG de las suspensiones. En caso de necesidad, tan solo tienen que comentárselo al mecánico al llegar al box antes de encarar el siguiente tramo y en pocos minutos tendrán nuevo plato.

En las rutas de Enduro esto resultará muy interesante, todavía más para el ciclomontañismo, ya que permite llevar un plato en la mochila y cambiarlo en plena ruta si fuera necesario.

El complemento perfecto

Las bielas R-Hawk de ROTOR montadas en la Rallon del equipo, ofrecen distintas medidas y adaptadores que las convierten en compatibles a cualquier tipo de eje de pedalier y cuadro, en el caso del Orbea Enduro Team el Boost con cazoletas BSA roscadas aunque también es compatible con las cazoletas Press Fit de Alma, Oiz y Occam. Además, las bielas están orientadas específicamente al un uso agresivo.

Su gran eje de 30mm aporta más rigidez al pedalear en comparación con otros ejes más pequeños como el Hollowtech II de Shimano (24mm de eje) o el Sram DUB (28,9mm), lo que hace que se desperdicie menos energía al pedalear. Además, su sistema de anclaje de platos es Direct Mount y podríamos decir que casi se tratan de unas bielas MyO, ya que incluyen unos protectores de goma disponibles en siete colores que además de complementar el plano estético, son realmente funcionales.

Las bielas de un rider profesional de Enduro sufren un trato realmente agresivo, de modo que estos simples pero muy eficaces protectores alargan la vida útil de las bielas. En el equipo, las bielas funcionan tan bien que Gabriel Torralba, por ejemplo, las monta también en su Oiz y Becky Cook, en la Alma que usa para entrenar.

BICI DEL EQUIPO

BIELAS R-HAWK

Puedes seguir todas las novedades del Orbea Enduro Team en sus redes sociales (Instagram, Youtube y Facebook), en orbea.com y también en la nueva web del Orbea Enduro Team.

Etiquetas

Entradas relacionadas

Hace 4 años

Recuperación con el Orbea Factory Team

Sobreviviendo a pruebas largas en días, como las carreras por etapas estilo Brasil Ride o Cape Epic…

Hace 4 años

La rueda perfecta de Enduro es la que mejor gira

¿Obvio, verdad?

Hace 4 años

Equipamiento Enduro: necesidades de altura para la máxima competición

Varias horas pedaleando en una competición endurera, con varios tramos cronometrados que…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad