19 marzo, 2024

Vive la Cape Epic desde dentro con Ibon Zugasti

La mejor carrera del mundo.

 

Así fueron los días de Ibon Zugasti y Dario Gadeo en la 20º edición de la Cape Epic, una de las competiciones más desafiantes y emocionantes del mundo.

Así fueron las etapas

 

Nueva piel para un nuevo reto, Sudáfrica.

 

El Orbea Factory Team ya está preparado para la Cape Epic, dispuesto a afrontar 8 etapas que exigirán el máximo. Y no hay mejor manera de afrontarlo que con un nuevo maillot especial inspirado en un lugar único, Sudáfrica.

Comenzada ya la 20º edición de la Cape Epic.

 

El inicio no estuvo exento de drama. Con la Orbea Oiz de Darío perdida en otro continente, la incertidumbre se apoderó de nuestro equipo hasta el último momento. Pero, ¡afortunadamente, llegó a tiempo! Ahora sí, con las Orbea Oiz listas y las mentes preparadas, se han lanzado a la etapa prólogo de esta dura carrera por tierras sudafricanas.

 

La complicidad entre ellos ha sido evidente desde el primer momento. Con buenas sensaciones, han navegado por los senderos, superando obstáculos y disfrutando del paisaje espectacular que los ha rodeado en todo momento. Sin embargo, esto es solo el comienzo. La verdadera prueba está por venir, kilómetros de senderos y caminos polvorientos esperan a nuestra pareja. ¡Esto es la Cape Epic!

El trabajo en equipo, algo crucial.

 

La Cape Epic es mucho más que la salida y llegada. Implica toda una experiencia de logística y preparación, desde los traslados en autocaravana hasta las tareas cotidianas como cocinar, hacer la compra, lavar la ropa y recibir masajes para recuperarse. Las «etapas» paralelas y estresantes agregan un nivel adicional de desafío, donde perder de vista a tu compañero es fácil entre los tapones de bikers, las paradas y los grupos numerosos de ciclistas que levantan polvo, dificultando la visión.

Acabar hoy ha sido ganar.

 

Día duro en la oficina. Los signos de fatiga se hicieron presentes, afectando nuestros reflejos más básicos. El momento crítico llegó con la caída de Darío al final de la etapa, mientras descendía a una velocidad de 50 km/h, llevándolo directamente al hospital para una evaluación de cabeza. Este día nos recuerda la importancia de mantener la calma y la compostura incluso en los momentos más difíciles.

 

Nos encontramos ahora en el ecuador de la carrera, un punto marcado por un sabor agridulce. Por un lado, cada paso dado nos acerca un poco más a la meta final, y eso es motivo de celebración. Pero por otro lado, nos enfrentamos al hecho de que esta aventura está llegando a su fin.

Doloridos pero ilusionados.

 

Etapa marcada por terrenos rocosos y ráfagas de viento implacables. La amplitud de los senderos expone aún más al equipo a las inclemencias del clima, pero a pesar de los dolores residuales de la caída de Darío, se han mantenido firmes y resistentes, demostrando el espíritu Orbea Factory Team en todo su esplendor.

 

La Oiz, fiel compañera de aventuras en este difícil terreno, es excepcionalmente reactiva. Después de cada etapa se limpia a fondo y se pone a punto para estar lista para la siguiente.

¿Merece la pena seguir?

 

En una etapa marcada por un recorte en kilómetros debido a las altas temperaturas, las tres primeras partes transcurrieron sin contratiempos hasta que las bajadas trajeron consigo inseguridades. Sin embargo, esta etapa se destacó por ser una de las más bonitas de esta Cape Epic.

 

Competir en pareja es gratificante, donde las alegrías se comparten y los momentos difíciles se sobrellevan. Aunque el equipo esté lejos de su objetivo principal, el abandono no es una opción viable.

De menos a más.

 

Dario no se encontraba en buen estado físico, mientras que Ibon estaba afectado psicológicamente. Sin embargo, como ya hemos mencionado, el trabajo en equipo y la unidad son fundamentales. Recuperando poco a poco y alcanzando la meta con mejores sensaciones y mayor confianza en las bajadas. Un impulso de motivación adicional para las dos últimas etapas.

¡Bendita lluvia!

 

Después de días sofocantes de calor, un poco de lluvia fue como un regalo. En la penúltima etapa, nos sumergimos en el barro y lo disfrutamos al máximo. Con una jornada que fue de menos a más, cada sendero se convirtió en una experiencia única. Y qué decir de la Orbea Oiz con sus 120mm de recorrido, ¡nos hizo disfrutar aún más de la etapa! Tocó dejarla lista y a punto para la última etapa.

Más rápido que nunca

 

¡La 20.ª edición de la Cape Epic ya es historia para el Orbea Factory Team!
Durante la prueba en tierras sudafricanas, han experimentado de todo: caídas, bajones físicos, remontadas, alegrías, calor, lluvia… ¡Y es que 8 etapas dan para mucho!

¿Quieres más acción XC? Echa un vistazo a las andaduras del Orbea Factory Team