7 abril, 2024

París-Roubaix es más que una carrera para el Lotto Dstny

Las crónicas de mañana hablarán de épica. Dirán que los ciclistas somos de otra pasta, que volamos sobre el adoquín. Dirán que hacemos fácil lo difícil, que parece que no nos duele. Hablarán del buen tiempo: un día magnífico para andar en bici.

 

Pero a mí me duelen las manos, me duelen los brazos, siento cada piedra. ¿Cuándo acaba esto? ¿Otro tramo de adoquín? Quiero que termine ya.

Me duele todo, cada centímetro de mi cuerpo tiembla; no puedo ni agarrarme al manillar, me sangran las manos, me bajaría aquí mismo. Más vale que encima no pinche o, lo que es peor, más vale que encima no caiga. Quién ha puesto estas piedras aquí, hay que estar loco para empedrar así un camino.

 

Ahí viene otro sector, si es que acaso ha acabado el anterior en algún momento. 

¿Es el bosque? ¿Es Arenberg?

Es Arenberg. Estoy aquí, esto es Arenberg. Soy yo, estoy aquí, lo que siempre he soñado. Esto es Roubaix, esto es París-Roubaix. Es mi sueño, desde niño. Aquel año que vine con papá; dios mío, aquel año sí que llovía, íbamos tan tapados que casi le pierdo. No se me olvidan las caras de los corredores, cubiertas de barro. Aquel año sí que sufrían, ellos sí que querían que todo acabase. Yo, en cambio; yo solo quería estar allí, en su lugar, al otro lado de la valla. Yo quería ser ellos.

Hoy soy ellos. Pero no solo soy ellos. Hoy, sobre todo, soy Tijl.

Tijl, amigo, estás aquí. Tijl está en mis heridas, está en mi dolor de brazos. Miro hacia abajo, no reconozco mis muslos. No son míos, son sus piernas, son de Tijl. ¿Es por eso que ya no me duelen? Sus piernas sí vuelan sobre cada adoquín, son sus piernas las que impulsan la bici adelante. Miro arriba y veo el puente, sigo en Arenberg, a este lado de la valla. Está lleno de gente, agacho la cabeza, escucho, no es mi nombre el que corean: Tijl, Tijl, Tijl. 

Tijl, amigo, cada día de esta última semana ha sido por ti. Todo lo hacemos por ti; los ratos de risas al acabar el día, cada salida con lluvia o con sol, estás en cada tramo, volando hacia la meta.

Y levanto la cabeza. Reconozco esta avenida, ¿cómo he llegado hasta aquí? Pero si estaba en el bosque hace solo un momento, rodeado de gente y de euforia. Ahora entro en el estadio, veo ese inconfundible perfil azul del suelo y miro al fondo. Puedo verle, en el podio. Hace un año ya, pero él sigue ahí. Le veo claramente, sonriendo rodeado de todo el equipo, todo los chavales del Lotto Dstny y Tijl en el centro, levantando su adoquín.

Hoy ha sido por ti, amigo, todos corrimos por ti. Volveremos el año que viene, y siempre será por ti.

Tijl de Decker fue el ganador en París-Roubaix el pasado año como sub 23. Los seis miembros del equipo de desarrollo de Lotto Dstny quedaron entre los veinte primeros.

La escuadra tiene una conexión muy especial con la carrera.

 

Tijl falleció meses más tarde en un accidente de tráfico y ha estado muy presente estos días entre toda la familia del Lotto Dstny. Todos le recuerdan con mucho cariño y todos han trabajado y han corrido con él y por él.

Ha sido un día duro; ha habido pinchazos y caí­das. Ha habido buena y mala suerte. Beullens ha necesitado algunos puntos, nada serio; Slock ha entrado en vigésima posición y el joven Robin Oris se ha subido al tercer cajón del podio en sub-23. Parece que al final sí se ha quedado buen dí­a para andar en bici.

Hoy han volado sobre el adoquín subidos a la Orca Aero. 

Renunciando a un cockpit totalmente integrado se pueden conseguir enormes ventajas ergonómicas sin realizar casi ningún sacrificio. Cada corredor puede ajustar la posición, elegir la anchura de su manillar y cambiar la longitud de su potencia para lograr la posición perfecta, mejorar la aerodinámica y reducir la fatiga.

Una mejor ergonomía supone mayor comodidad, aerodinámica y control, lo que implica más velocidad.

Las bicis ya están limpias y listas. El domingo nos esperan en Maastricht y aún nos quedan muy buenos ratos antes de que termine abril.

 

Orca Aero

Renunciando a un cockpit totalmente integrado se pueden conseguir enormes ventajas ergonómicas sin realizar casi ningún sacrificio. Cada corredor puede ajustar la posición, elegir la anchura de su manillar y cambiar la longitud de su potencia para lograr la posición perfecta en su Orca Aero, mejorar la aerodinámica y reducir la fatiga.

Una mejor ergonomía supone mayor comodidad, aerodinámica y control, lo que implica más velocidad.

Te llevamos al Tour de Francia junto al Lotto Dstny

 

Entra en el sorteo de dos experiencias VIP para dos personas -con hotel incluido- para vivir en primera persona, junto al Lotto Dstny, una etapa del Tour de Francia.

 

La promoción será válida entre el 14 de marzo de 2024 y el 16 de junio de 2024, ambos inclusive en Alemania, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Estados Unidos, Francia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal, Reino Unido y Suecia. Solo se podrá participar una vez por persona y se seleccionarán los dos ganadores de forma aleatoria entre todos los participantes que cumplan los términos y condiciones de la promoción.